6 errores más comunes de los autónomos

6 errores más comunes de los autónomos 

Son numerosas las tareas que debe desempeñar un autónomo, desde la relación con los clientes y proveedores hasta llevar la administración y contabilidad del negocio. Puede llegar a englobar tantas funciones que es normal que, por falta de tiempo o de conocimientos, cometan errores que puedan causarles ciertas sanciones. Muchos de ellos recurren a la ayuda de una asesoría.

 

A continuación, os vamos a mencionar los seis grandes errores, que un autónomo puede cometer, para evitar cometerlos.

1. No distinguir entre una cuenta bancaria y personal.

Muchos autónomos recurren a su cuenta personal también para uso profesional, y este, es uno de los errores que más problemas puede ocasionar en la contabilidad y la justificación de los movimientos bancarios.

2. No guardar el resguardo de todos los movimientos que se realizan.

Todos los gastos que realiza un autónomo en su actividad económica son deducibles, pero sólo si se tienen las facturas correspondientes. Si se contabiliza un ingreso o gasto y no se conserva el justificante del mismo se podrá tener problemas ante una inspección de hacienda.

3. No ejecutar correctamente los datos contables.

Cuando se pasan los datos a las cuentas contables puede ocurrir que se cometan errores, lo que puede ocasionar sanciones graves al autónomo. Dicha sanción dependerá de lo que otorgue la Administración.

4. No realizar de manera correcta las amortizaciones.

Como hemos mencionado antes, se deben contabilizar correctamente las facturas, y, se debe tener en cuenta también, el registrar una amortización superior a la correspondiente. De no cumplimentar estos requisitos también se les cobrará una sanción. Para ello, es necesario identificar las facturas de inmovilizado correctamente.

5. No diferenciar entre gasto e inversión

Cuando el dinero se utiliza para la compra de un bien de consumo, se trataría de un gasto realizado por el autónomo. Mientras que, cuando el capital se destina a realizar una compra que generará beneficios, se trata de una inversión. Por lo que, lo adquirido pasaría a formar parte del activo del negocio y no se declararía de la misma forma que un gasto.

6. No deducir correctamente los recibos bancarios

Como dice el segundo error, todos los gastos que se ocasionen en la actividad económica son deducibles, pero hay una excepción. Solo algunos gastos pueden ser justificados sin su factura como serían: los impuestos, la cuota de autónomo, los traspasos privados, las pólizas de seguro, los sueldos y salarios o los gastos financieros. En estos casos, basta con tener el justificante bancario.  

Contacta con nosotros

Paseo Virgen del Puerto, 5
28005 Madrid

91 364 90 00

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Aviso Legal
Política de Privacidad y Cookies