Domicilio Fiscal vs Domicilio Social

En el momento de decidir crear una empresa debemos conocer cuáles son las diferencias entre el domicilio social y fiscal. En las sociedades mercantiles estos domicilios tienen implicaciones diferentes, además, podrán coincidir o no dependiendo de las circunstancias del negocio o de los intereses de la empresa.

La dirección fiscal es el lugar donde legalmente se encuentra establecida una persona física o jurídica y desde el que hace frente a sus obligaciones y derechos fiscales.

El domicilio social es algo exclusivo de las empresas, es decir, debemos tener en cuenta que tan solo afecta a las sociedades y empresas, ya que, tanto los autónomos y trabajadores por cuenta propia como las personas físicas o particulares no tienen domicilio social.

A la hora de crear la empresa es necesario establecer el domicilio social en la escritura pública que se entrega al notario. Una vez inscrito en el Registro Mercantil, tu empresa podrá ser localizada por cualquier persona que te busque. En la mayoría de los casos, el domicilio social es donde se administra y se dirige la empresa y no tiene por qué coincidir con el de la tienda o establecimiento comercial, si lo tuviera.

 

¿Qué diferencia hay entre el domicilio fiscal y el domicilio social?

Las diferencias entre uno y otro domicilio son muy sutiles, por lo que es muy sencillo y habitual confundir ambos términos. Sin embargo, y teniendo en cuenta que ambos tienen implicaciones diferentes, es fundamental saber distinguir entre un tipo de domicilio y otro.

Veamos en qué se diferencian ambos conceptos:

  • El domicilio social está definido y regulado en la Ley de Sociedades, mientras que el domicilio fiscal está definido y regulado en la Ley General Tributaria.
  • El domicilio social es de conocimiento público —en tanto que ha de otorgarse en escritura pública firmada por un notario, como hemos mencionado antes—, mientras que el domicilio fiscal pertenece a la gestión privada del empresario.

Concluyendo, la diferencia principal entre estos domicilios es la publicidad de los mismos. Es decir, cualquier persona podrá comprobar en el Registro Mercantil dónde radica el domicilio social de una empresa, pero no podrá conocer dónde se encuentra el domicilio fiscal del empresario, aunque lo cierto es que lo normal es que ambos coincidan. En cualquier caso, ambos domicilios deberán ser comunicados a la Agencia Tributaria para poder solicitar el NIF, así como a la Seguridad Social para poder contratar trabajadores para la empresa.

Además de estos dos conceptos está el domicilio comercial, también conocido como domicilio postal, y es la dirección física que publicas para recibir visitas de clientes o recibir correspondencia a nivel de empresa.

 

En nuestro programa Facturación .Net tienes la posibilidad de registrar tanto el domicilio fiscal y comercial a la hora de realizar las facturas a proveedores o clientes. En un solo programa dispone de Almacén, Facturación Compras, Facturación Ventas, Tesorería y CRM. Descubre las funcionalidades que presenta nuestro software de facturación realizando una DEMO.

Contacta con nosotros

Paseo Virgen del Puerto, 5
28005 Madrid

91 364 90 00

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Aviso Legal
Política de Privacidad y Cookies